- Los Centros Esperanza de Lábrea agradecen al Colegio Romareda su labor de hermanamiento
10-08-2012 Lábrea, Brasil - Zaragoza, España
Durante el verano en España se han enviado desde el Colegio Romareda de Zaragoza un total de 18.000 euros fruto del tradicional hermanamiento de este centro educativo de los agustinos recoletos en Aragón con los Centros Esperanza de educación semiprofesional en el Amazonas brasileño.
Uno de los aspectos más importantes del ideario educativo en los centros educativos de los Agustinos Recoletos es la solidaridad y la apertura a un mundo más justo en todos los órdenes, también el orden económico y en la igualdad de oportunidades.

Por ello, el Colegio Romareda, centro educativo de los Agustinos Recoletos en Zaragoza, la capital de Aragón, España, cuenta desde hace muchos años con actividades diversas durante el año escolar para sensibilización y promoción del desarrollo humano en todo el planea y para toda persona.

Entre estas actividades, están las organizadas en base al tradicional hermanamiento entre dos de los colegios de la Provincia de San Nicolás de Tolentino de la Orden de Agustinos Recoletos en España (San Agustín de Valladolid y Romareda de Zaragoza) y los Centros Esperanza existentes en las localidades brasileñas de Lábrea, Tapauá y Pauiní.

En ambos colegios están las sedes autonómicas de Haren Alde en Castilla y León y en Aragón, respectivamente.

Los 18.000 euros que se han enviado desde Zaragoza a los Centros Esperanza durante el verano, al terminar el curso lectivo (que en España va de septiembre a junio) y por tanto tras el fin de las actividades educativas, son fruto de muchos esfuerzos solidarios y trabajo compartido de toda la comunidad educativa: religiosos, cuerpo docente, resto de trabajadores, alumnos, padres y madres de familia, catequistas, grupos de pastoral, etc.

El director del Centro Esperanza de Tapauá, el agustino recoleto Miguel Ángel Peralta, envió una carta de agradecimiento por estos recursos, indicando que desean transmitir “a toda la comunidad educativa nuestro agradecimiento y el buen uso que vamos a hacer”.

“Hoy mismo he ido a comprar cuatro guitarras para la escuela de guitarra del Centro Esperanza de Tapauá”, indica Peralta. “Tendremos que comprar algún instrumento más, porque un grupo de alumnos está formando un conjunto y si perseveran tendremos que apoyarles más. Gracias a vosotros podemos ayudar a vivir, podemos crecer, animar, dar esperanza”, les indicó.

Por su parte, el director del Centro Esperanza de Pauiní, el también agustino recoleto Luis Antonio Fernández Aguado, envió unas letras de agradecimiento al centro educativo zaragozano: “En nombre de las familias y de los menores atendidos en el Centro Esperanza de Pauiní quiero dar las gracias a todos los que componéis la comunidad del colegio Romareda de Zaragoza, frailes, profesores, alumnos, familias y amigos del colegio. Gracias a vuestra solidaridad podemos mantener este trabajo educativo con los menores de Pauiní, la mayoría en situación de riesgo social. Que Dios les bendiga a todos. Un abrazo fraterno.”

El Colegio Romareda mantiene un sistema de hermanamientos con los tres Centros Esperanza de Brasil, que consiste en un campaña “aula a aula” en la que participan las aulas de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato. Desde el año pasado se incluyó también algún aula de Educación Infantil a petición de los padres y madres de los alumnos.

La aportación para el hermanamiento es de 250 euros anuales por clase, a dividir entre todos los niños interesados en participar en la actividad. Además, muchas familias que apadrinan a alguno de los alumnos de los Centros Esperanza por su cuenta.

Este apadrinamiento es siempre al Centro; aunque nominalmente se pueda poner un nombre y un apellido de un alumno en algunos de los casos por petición expresa, los recursos son gestionados íntegramente por el Centro Esperanza, que se encarga de dotar a todos los alumnos por igual de las herramientas necesarias para evitar y reducir a cero los riesgos de la calle, del abandono familiar, la desnutrición, la desescolarización o el fracaso escolar.

Los Centros Esperanza acogen a jóvenes de ambos sexos de 7 a 17 años de las localidades de Tapauá, Lábrea o Paiuní, en el Amazonas brasileño, con el objetivo de darles una educación integral, llevar a cabo un sistema de prevención contra la marginalidad, el trabajo infantil, la prostitución, las drogas o la violencia.

Los tres Centros Esperanza ofrecen talleres semiprofesionales, ocio sano mediante el deporte y la música, apoyo escolar, refuerzo alimentario. Entre los tres atienden a unos 500 menores en régimen de externado, al tiempo que es obligatorio estar matriculado en la escuela para formar parte del Centro.

Los alumnos y alumnas realizan dos horas de aprendizaje en los talleres en horarios de mañana y de tarde. Según Centros, hay cursos de bordado, corte y confección, trabajos manuales y artesanía, cocina, guitarra, teclado sintetizador, danza capoeira, informática.

Los Centros también ofrecen formación espiritual, con pleno respeto a las creencias propias de cada uno de los alumnos; hay formación en valores como la higiene, salud preventiva, solidaridad, amistad, libertad, responsabilidad; y junto con ello un refuerzo escolar que incide personalmente en las materias que más difícil tiene cada alumno para superar en la escuela reglada oficial.

Por último, todo lo que se aprende en el aula de cocina, “se come”, por lo que la estancia en el Centro se convierte en una eliminación del riesgo de desnutrición para no pocos de los alumnos.

© HAREN ALDE - En favor de los demás. ONG'D agustino recoleta. General Dávila, 5, bajo D. 28003 - Madrid, España. Teléfono y fax: 915 333 959. NIF: G-31422793. Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el número 115.324. Declarada de Utilidad Pública el 17 de julio de 2000.
Inicio Quiénes somos Dónde estamos Qué hacemos Noticias Publicaciones Háblanos
-
english português