- Los embarazos en la adolescencia, primera causa de expulsión escolar en Kamabai (1)
21-08-2010 Kamabai, Sierra Leona
La Asociación YGDA, con el apoyo de los Agustinos Recoletos, lleva a cabo un estudio para determinar las causas, consecuencias y efectos del alto número de embarazos adolescentes en la región de Biriwa, en Sierra Leona. Primera parte.
La mitad de las adolescentes y niñas de la región de Kamabai se verían obligadas a mantener su primera relación sexual a edad temprana, inducidas por sus propias familias, bajo la promesa de dinero, regalos, mejores notas en la escuela o futuras promesas de matrimonio. Y el 65% de las expulsiones de niñas de las escuelas se debe a que han quedado embarazadas.

Es una de las conclusiones de un estudio presentado por la Asociación Juvenil de Género y Desarrollo (Young Gender and Development Association, YGDA) de Kamabai (Sierra Leona) para conocer mejor la situación de embarazos en la adolescencia en la región de Biriwa, cuya capital es Kamabai.

Entre los diversos proyectos sociales que llevan a cabo los Agustinos Recoletos en Sierra Leona, está el apoyo a esta Asociación, traducido en asesoría y búsqueda de financiación para las actividades de la Asociación.

La Comunidad Autónoma de Madrid ha financiado durante dos años consecutivos la tarea de esta Asociación en convenio con la ONGd Agustino Recoleta Haren Alde y la propia Misión Católica de Kamabai.

La YGDA se centra en la lucha contra la ablación genital femenina, los matrimonios concertados de niñas y la violencia de género, la promoción de la mujer en general, la normalización de las relaciones hombre-mujer y la educación en prácticas de higiene.


Un estudio sobre los embarazos adolescentes

Durante este mes de agosto, la YGDA ha publicado un estudio a través de 144 entrevistas a niñas y adolescentes de 13 a 19 años de edad sobre las causas, consecuencias, efectos y posibles soluciones de una de las realidades más sangrantes: los frecuentes embarazos en la adolescencia en esta región.

Los embarazos en la adolescencia aumentan día a día de una forma inaceptable en un atentado a la dignidad humana. El nivel de expulsiones escolares causadas por los embarazos en escuelas primarias y secundarias es alto, siendo la causa más común y mayoritaria para estas expulsiones.

Según la ley impuesta por las escuelas, cuando una de las alumnas queda embarazada, es inmediatamente expulsada de la escuela. En algunos casos, el causante del embarazo sufre el mismo castigo en caso de ser uno de los alumnos de la escuela.

Una vez expulsadas, tan sólo podrán volver a la escuela las procedentes de familias con un nivel adquisitivo mayor, puesto que podrán matricularse en una escuela diferente. La ley marca que deben ser expulsadas de su propia escuela, pero no prohibe que se matriculen en otra diferente. Sin embargo, las condiciones económicas de las familias no suele permitir esta rematriculación en un lugar distante, dados los gastos de transporte y alojamiento que conlleva.


Actividad sexual desde edad temprana

El 75% de las encuestadas dijeron ser sexualmente activas y el 33% de ellas tuvieron su primera relación sexual a los 14 años de edad. El estudio refleja que los compañeros de escuela son los principales responsables (en un 60%) de los embarazos en la adolescencia detectados.

Además, el 53% de las adolescentes se vieron inducidas a mantener su primera relación sexual, en bastantes casos forzadas por sus propios padres, aún sabiendo que sus hijas no serían capaces de llevar responsablemente un embarazo.

Diversos factores mueven a las niñas y adolescentes a mantener una vida sexual activa a edad temprana. Entre ellos está el dinero, los regalos, conseguir beneficios en las notas de la escuela o la esperanza de un futuro matrimonio. En cualquier caso, el lema “amor por dinero” explica el 55% de los casos de sexo en edad temprana.

No se trata directamente de una prostitución; es decir, no es el modo habitual de vida de estas chicas, ni se ofrecen en lugares concretos a cualquier tipo de cliente o combinan un precio antes de mantener la relación; la relación sexual se produce después de un tiempo de relación personal (en la escuela, en la casa) y las chicas acceden a la relación porque piensan que posteriormente podrán recibir un dinero o unos regalos; pero no se concierta un precio previamente, sino que se trata de una “esperanza” que tienen en su mente.


Desconocimiento e ignorancia

En el estudio también se conoció que el 42% de las chicas encuestadas y que habían mantenido relaciones sexuales quedaron embarazadas en su primer contacto sexual. Es un porcentaje sorprendente y que hace ver el mínimo conocimiento sobre las consecuencias reales de un embarazo y de la responsabilidad que se contrae al traer una nueva vida al mundo.

El 91% de las adolescentes embarazadas buscan los servicios de salud prenatal existentes, oficiales o tradicionales. Sin embargo, la provisión de estos servicios puede darse a través de métodos tradicionales, sin personal formado aunque con experiencia en partos, ya sea por matronas locales (18%) o por miembros mayores de la familia (4%).

Por un lado, el 93% de las adolescentes saben que existen métodos para evitar un embarazo no deseado; pero por el otro, el 83% de ellas no practica ninguna forma de contracepción, y de las que lo practican, el 54% no acepta todavía que los anticonceptivos científicamente probados y fabricados son los únicos que cuentan con eficacia y seguridad para la salud. Existe mucha desinformación sobre efectos secundarios y se confía ciegamente en métodos tradicionales provenientes de la superchería (colocarse determinado tipo de cuerda en la cintura o tomar ciertas hierbas).

Respecto al modo como se informan las adolescentes a la hora de clarificar sus dudas respecto a las relaciones afectivo sexuales, el más usado es la radio (es una zona sin energía eléctrica, por lo que son pocas las televisiones y además casi no se distribuyen periódicos). También tienen su eficacia los carteles informativos situados en puestos de atención sanitaria de diversa índole.


El cuestionario

Las 144 adolescentes de 13 a 19 años de la región de Biriwa han respondido un cuestionario dirigido sobre el que posteriormente se ha trabajado para analizar las respuestas.

En el cuestionario se incluían preguntas sobre sus datos demosociológicos (edad, nivel educativo y religión practicada) y sobre su sexualidad (edad y razones para mantener la primera relación sexual, embarazo y maternidad, nivel de formación afectivo sexual y conocimiento y uso de anticonceptivos).

Algunas de las conclusiones que se han obtenido son:

• Por lo general, no hay un factor común en todos los casos de embarazos en la adolescencia; más bien se debe a una combinación de factores diversos que han ocasionado dicho embarazo.

• Las adolescentes son en su mayoría sexualmente activas, y además suelen envolverse en actividades de riesgo que las predispone hacia un embarazo no deseado y a la adquisición de enfermedades de transmisión sexual; debe tener se cuenta que es una de las regiones con mayor índice de SIDA del país.

• A esta práctica sexual habitual se debe añadir el desconocimiento o falta de comprensión sobre la importancia de mantener una vida afectivo-sexual sana y ordenada, algo que es necesario corregir o modificar.

• Aunque por lo general las adolescentes conocen la existencia de anticonceptivos, sin embargo se mantienen grandes espacios confusos y, quizá más importante, una muy baja percepción de peligro en la conducta sexual de riesgo adoptada.

• El estudio concluye que es necesario tener en cuenta la visión de las propias adolescentes sobre esta realidad a la hora de planificar tanto la educación sexual como el establecimiento de servicios de atención de la salud.


Una realidad en crecimiento EN EL MUNDO

Según la organización “Save the Children”, quince millones de mujeres adolescentes (de 15 a 19 años) dan a luz cada año en el mundo. Ellas, junto con sus hijos, tienen el doble de probabilidades de morir o de sufrir complicaciones diversas respecto a las mujeres de más de 20 años. El 90% de estos nacimientos se dan en países en desarrollo.

Los niños nacidos de madres menores de 18 años son una vez y media más propensos a morir antes de cumplir cinco años respecto a aquellos cuyas madres tienen entre 20 y 34 años.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que el riesgo de muerte asociado al embarazo es el doble para las mujeres de entre 15 y 18 años respecto a aquellas que cuentan entre 20 y 24 años. La tasa de mortalidad maternal puede ser cinco veces mayor en las niñas de entre 10 y 14 años frente a las mujeres de en torno a los 20 años de edad.

Las mujeres en África se casan mucho antes que en cualquier otro de los continentes. Tres de cada cuatro mujeres africanas llegan a ser madres siendo aún adolescentes; el 40% de todos los nacimientos que se producen anualmente en África proceden de mujeres de 17 años o menos. El año 2002, la tasa de nacimientos en África para mujeres de entre 15 y 19 años fue de 233 por cada 1.000 mujeres.

En el África subsahariana la tasa de embarazos en mujeres adolescentes es de 143 por cada 1.000, frente a Corea del Sur, que tiene una tasa de 2,9 por 1.000. En el caso africano, casi uno de cada siete niños nacidos de estos embarazos muere antes de cumplir su primer año de edad.


El caso de Sierra Leona

Sierra Leona es uno de los países más pobres del mundo. El 60% de su población de seis millones de habitantes vive por debajo del umbral de la pobreza, es decir, cuentan con menos de un dólar al día para vivir. Sus estadísticas de esperanza de vida, mortalidad maternal y mortalidad infantil no sólo son extremadamente chocantes, sino de las peores en comparación con el resto de países del mundo. Muchas de estas víctimas son mujeres adolescentes. En 180 de cada 1.000 nacimientos la madre muere a la hora del parte y casi un tercio de los recién nacidos fallece antes de alcanzar los cinco años de edad.

Las causas clínicas de estos altos índices de mortalidad están en complicaciones durante el embarazo y nacimiento. Los abortos clandestinos, obstrucciones durante el parto y la anemia se sitúan entre estas razones. En cuanto a las razones no clínicas, está el retraso endémico de las madres a la hora de buscar ayuda (normalmente cuando ya no hay remedio) y la falta de servicios asistenciales eficaces.

El estado de salud de la población se puede determinar, entre otros, con dos indicadores: la mortalidad infantil de niños antes de cumplir los cinco años y la mortalidad a la hora del parto. Desde los años 90, en Sierra Leona estos indicadores no se reducen: por cada 1.000 nacimientos se producen 286 muertes de los niños antes de cinco años; y de cada 10.000 partos, 1.800 acaban en muerte de la madre.

Los embarazos en la adolescencia son una importante cuestión en todo el país, tanto en zonas rurales como urbanas. Los matrimonios en edad temprana y la expulsión de las alumnas embarazadas de las escuelas se van incrementando. A pesar de que no existen datos de índole nacional, los trabajadores del ámbito de la salud indican que el número de casos no deja de crecer.

Según se ha publicado, tanto el Gobierno como la Agencia de Derechos del Niño de la ONU estiman que el 64% de los niños de Sierra Leona acuden a clases en las escuelas primarias, con un índice de asistencia parecido para niñas y niños en esa etapa educativa.

Sin embargo, la expulsión de niñas durante la enseñanza secundaria y el índice de asistencia a las clases de tan solo un 19% reflejan el estado de situación creado por los embarazos en la adolescencia: sin una acción urgente para que las niñas permanezcan en la escuela en los próximos años, todas las acciones globales encaminadas a la reducción de la pobreza y la mejora de las condiciones de vida podrían quedar en papel mojado.

Se cree que la falta de educación impide a las madres jóvenes capacitarse para cuidar de sus niños en la sociedad. La tasa de mortalidad infantil (de cinco o menos años de edad) en hijos de niñas y adolescentes sin educación es de 279 por cada 1.000 nacimientos, comparada con los 164 por cada 1.000 de entre las jóvenes que han finalizado la educación secundaria.


© HAREN ALDE - En favor de los demás. ONG'D agustino recoleta. General Dávila, 5, bajo D. 28003 - Madrid, España. Teléfono y fax: 915 333 959. NIF: G-31422793. Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el número 115.324. Declarada de Utilidad Pública el 17 de julio de 2000.
Inicio Quiénes somos Dónde estamos Qué hacemos Noticias Publicaciones Háblanos
-
english português